La realización del Doctorado en Derecho mejora, por lo general, la capacidad analítica y crítica del Derecho que resulta útil para afrontar cualquier trabajo relacionado con el mundo jurídico, pero, además, posibilita algunas salidas profesionales específicas como es el desarrollo de la carrera académica en Universidades nacionales y extranjeras. Especial interés presenta aquí subrayar la relevancia del doctorado de Derecho para los estudiantes europeos e hispanoamericanos.

El doctorado en Derecho también es útil para poder mejorar la cualificación profesional en diversos frentes de trabajos relacionados con la Administración Pública, ya que se considera como mérito relevante. Esto ocurre, por ejemplo, con las plazas de acceso de Magistrado por turno de juristas de reconocido prestigio o con las de profesor asociado de la Universidad de Valladolid.

Finalmente, el doctorado en Derecho contribuye a la eventual incorporación en redes de investigación. Éstas, que pueden ser públicas y privadas, y nacionales, extranjeras o internacionales, pueden ser útiles en frentes muy diversos (despachos de abogados, ong’s, fundaciones, consultoras, etc.).