La defensa de la tesis doctoral es, sin duda, la culminación de los estudios de doctorado. No obstante, las actividades formativas constituyen una parte esencial de la formación de los doctorandos. Estas pueden ser transversales, propuestas por la Escuela de Doctorado, o específicas, propuestas por la Comisión Académica del Programa de Doctorado, tutores y directores. Cabe también la posibilidad de que los doctorandos realicen actividades formativas por su propia iniciativa, con el visto de bueno de sus tutores y directores.

Entre las actividades a realizar hay que destacar las siguientes:

  • Inauguraciones de cursos académicos (obligatorias)
  • Reuniones informativas (obligatorias)
  • Jornadas de doctorandos (obligatorias)
  • Seminarios de investigación
  • Cursos y talleres
  • Presentación de comunicaciones en congresos y reuniones científicas (mínimo de tres a lo largo de la permanencia en el programa)
  • Asistencia a congresos
  • Cursos de idiomas (los doctorandos han de poder exponer en inglés y redactar artículos científicos en inglés)
  • Estancias en centros de investigación extranjeros de prestigio (mínimo de tres meses si se opta por mención internacional)

Si no fuera posible realizar alguna de las actividades formativas mencionadas, estas podrán ser compensadas por otras equivalentes, con el visto bueno de tutores y directores.